Un tiempo a destiempo

iO2Xy4lqSdSuQMHusHY8RQ

Como no me dejas entrar en tus silencios,  a través de mis palabras quiero y deseo que penetres en los míos. Sabes que yo no me resisto a callarme y tengo la necesidad de escribir lo que pienso que es lo mismo que mi corazón siente.

Me dejas siempre en los puntos suspensivos que posteriormente, cuando mi ánimo se serena los traduzco en sueños, en imágenes que están ahí y apenas percibes, en frases soslayadas que no me dejas terminar y en eso, en silencios que yo solo oigo.

¿Aprovechar el tiempo? ¿Vivirlo? Dime cómo porque yo no lo sé. Mi corazón y mi cerebro están cansados y el hoy no es ayer porque el mañana ya será destiempo, como casi todo. Los sentimientos no aceptan previsiones.

He sido siempre una soñadora de imposibles en aquello que me hizo vivir y por lo que yo me desviví también, pero era solo arena que se deshizo entre mis dedos cuando el reloj, ese instrumento que solo necesita de la gravedad para su funcionamiento, la hizo caer.

Mañana, pasado mañana, la semana que viene, dentro de un mes, cuando no midamos las horas, ni los momentos, ni las circunstancias… puede que exista un lugar a tiempo para que nuestro corazón y nuestra alma galopen juntos…o no.

Un corazón congelado

image.jpeg

Le decía que no, que esperara, que fuera hacía frío, tal vez nieve sucia para hacerlo resbalar. Que dejara aparcado su ímpetu, que se contuviera, que no debía salir.

Yo no soy su dueña, lo sé. ¿Cómo corregir lo que a veces no razona? Mi vida se quedaría hueca sin él. No me escuchaba y cual dominador rebelde no me daba opción.

¿Alguien lo conoce como para pararlo cuando se desborda en esa locura de mostrar su verdadera naturaleza? Deseaba deslizarme montaña abajo con él, pero esquiar de forma correcta sin él. Una dicotomía difícil.

Le pregunté si había tenido algún disgusto reciente, si un mal rato le había alcanzado, si tenía algún problema… Silencio.
Se lo pensó y me respondió.
__ No, ninguno.
__ Me mintió.

El corazón también llora cuando se encuentra sin coartada y congelado para poder liberarse y sentir.

 

La estela del cometa

fullsizeoutput_11b8

Fue noche de luna brillante, extraordinaria y dicen que azul. Mañana de eclipse y día de cometas. Sí, no todos vieron estos últimos, algunos son invisibles. Igualmente brillantes, dicen que poseen una forma irregular, pero yo he constatado en alguno que su núcleo y estela son para enamorar. Pero el alma no entiende de astronomía y el corazón solo se deja llevar por  estrellas que lo hacen vibrar, vivir y también descabalarse, desfondarse y medio mutilarse.

“ Lo esencial es saber ver,

saber ver sin estar pensando,

saber ver cuando se ve,

y no pensar cuando se ve ni

ver cuando se piensa”

(A.Caeiro/F. Pessoa)

Yo no podía pensar, solo acertaba a ver, escuchar y soñar. Solo eso. Capté el reflejo de la luna, el eclipse se me difuminó entre nubes abigarradas y el cometa me dejó su estela con la esperanza de no derretirse con el Sol. Sigue en ese Universo desconocido que son los sueños que la realidad ve cuando no se piensa. Estuvo disfrazado de ánimo, de cariño, de comprensión y sobre todo de ese brillo especial  que hacen que las cosas simplemente sean y existan.

 

 

SensaCión…esa música

fullsizeoutput_10ee

Escribo tu nombre en la portada, sitúo tu prosa poética en el atril de mis sueños y me propongo ejecutar la mejor partitura de mi vida. Una más, porque pretendo seguir componiendo. Te lo debo.

Da igual si lo hago en clave de sol o clave de fa y al compás que mi corazón me deje. Mis palabras no tienen sostenidos, ni bemoles. Salen seguidas, atropelladas, sentidas, están continuamente en las teclas de mis dedos, en el iris de mis ojos, en el perfume de tu proximidad y en todo aquello que conecta directamente con el pedal de tu corazón aunque como casi siempre me quede al borde de muchas cosas.

Las leo y las releo. No me canso de hacerlo. Hago mención a los versos que de A. Gala te hice seguir en mi último escrito y que tú desgranaste de forma magistral. Leerte y volver a hacerlo porque es muy grande la huella que dejas en mí y su sabor perdura. No deseo que se esfume…jamás.

Me gustaría saber componer un corto intimista que te dejara sin respiración, pero no puedo. Así como esas obras que los grandes compositores dejan en un momento puntual a veces inacabado y que perduran en el tiempo, pero tampoco soy capaz. No encontraría ni la métrica adecuada ni el compás oportuno. Pero tu pentagrama me llena de SensaCiones con las mejores notas que jamás me haya escrito nadie. Gracias por esa música.

Quizá sí, quizá no

fullsizeoutput_1036

El viento parece que nos arrastra hacia dentro o hacia arriba, depende hacia donde miremos. Somos motas de nada en un vendaval de ilusiones. Todo cuanto vivo, todo cuanto siento se desvanece porque no está.

Gozo de una realidad  que me hace esperar aquello que sueño que no es más que un balance invisible de un futuro incierto. De cosas que nunca pasarán y de hechos que jamás sucederán, pero con los que convivo cada día. Sí esa vida pensada y errada, lo sé.

Me arrullo, me repliego con la certeza de que muy pocas cosas existen o no son como quisiéramos.  Mañana será otro día y la semana que viene el siguiente.

Sé que mis estrofas, esas que pugnan por salir y siempre se quedan atrapadas, no llegarán jamás a ningún lado porque el viento se las volverá a llevar. Deseo marcharme con ellas ya que en su embriaguez de volatilidad, me han seducido, me han enamorado, me han cautivado para vivir y transportarme más allá de dos adverbios sin respuesta…quizá sí, quizá no.

Mi único Rey Mago

wUdqCY8fRJGgB4jXSDCEIQ

Mi querido Rey Mágico:

No te pido nada para mí. Solo para ti, mi órgano vital y único. Te desbordas cuando algo o alguien te hace agitar más de lo normal. Sé que no puedes evitarlo. Moras en una casa que te viene pequeña porque naciste más grande de lo normal. Sé que en el año que ha terminado te he echado demasiada carga, pero sabes las razones, tú mejor que nadie. Te pido de todo corazón que continúes en la línea en que vas que ya es mucho permanecer.

Eres, según quienes te conocen, mal compañero porque te das sin término medio no sabes quedarte a la mitad. A veces lloras, a veces ríes, otras te desmoronas, en ocasiones me asustas, pero da igual, sabes cómo soy, valiente y dura, pero tierna y dulce a la vez. Todo eso significa vivir y lo haces como nadie. Avísame el día en que comiences a fallar porque si te pierdo se deshace todo y ahora no, en este momento no. No deseo buscar ningún repuesto.

A ti Rey Mago, mi Rey Único te pido que sigas amando y queriendo, dos sentimientos maravillosos al parecer iguales, pero muy diferentes. Y será porque me mantendrás viva. Sé que puedo creer en ti todavía porque me sirves para recobrar el ánimo y la esperanza en la vida, porque nunca escribirás ningún tipo de resentimiento sobre nada ni nadie y si por equivocación así fuera, el sol mi vecino de aquí al lado lo derretiría enseguida. Porque te emocionas ante un poema de Benedetti. Porque percibes en una sociedad totalmente insensible el olor de las rosas y el perfume de los jazmines. Porque la música es uno de tus manjares favoritos y porque también a veces, muchas o pocas te  equivocas.

Te ruego me sigas trayendo el deseo de seguir diciendo a la gente que quiero, que la sigo queriendo y que continúes contradiciendo a esos otros que dejan de enamorarse al envejecer, porque en realidad se envejece cuando el amor que tú das deja de estar.

Es lo único que mi carta  te pide, ya es mucho lo que me dejas tener.

 

 

 

 

 

 

 

Una fracción de tiempo

IMG_8517

No tuve que llamar a tu puerta porque se abrió enseguida. Se diría que me estabas esperando. Tampoco hizo falta que me preguntaras nada porque solo te bastó mirar el interior.

No confundiste mi soledad con melancolía, ni mi seriedad con enojo, ni mi silencio con apatía…entraste directamente al corazón sin pasar a pensar otra cosa. Y eso que había motivos sobrados para que yo no te prestase la atención debida, pero me envolviste en ese halo tuyo de confianza, cariño, paciencia, comprensión y aquí estás. Me consideraste lo suficientemente importante como para no dejarme de lado y olvidarte de mí.

La gente no se da cuenta de que las emociones sencillas son las que nos llevan al paraíso. Y me has trasladado allí porque la presencia no se palpa solo con los ojos, la presencia es estar aún en lejanía. Tú estás en mi corazón a todas horas y en cualquier lugar donde yo me encuentre y con quién.

Hay un dicho por ahí, de esos que anoto en cualquier esquina de papel que dice…”El tiempo y el desengaño son dos amigos leales que despiertan al que duerme y enseñan al que no sabe”. Y es cierto. El amigo leal me ha enseñado aún más a no dormir reforzando tus enseñanzas mis conocimientos que siempre son bienvenidos.

Tú me elevas para que yo me pare un poco, sea algo más paciente, me quede quieta y te espere junto a mí almohada. Para escalar montañas, caminar por mares tranquilos, logrando ver en mí lo que otros no supieron encontrar porque nunca lo buscaron. Y esperar cada noche los sueños que me llevaron hasta ti para ser, mientras tú lo desees, el camino por el que tu corazón transite porque  yo… aunque no agarre tu mano siempre iré a tu lado, una vida sin amor no  merece ser vivida.

El tiempo, una de las cosas que no se puede deshacer. Para mí 2017 no ha tenido días, ha sido solo una fracción de tiempo…feliz.

 

Navidad…siempre

AZRPS+nURg2W3H0LHUOI6w

 

Nada está cerca, nada está lejos.

Lo importante es que, vosotros ahí y yo a este lado

estemos ahora leyéndonos.

¿Mañana? Del mañana no sabemos nada. Por eso seamos

felices aquí y ahora.

Que mis deseos de Paz y Felicidad sigan llegando hasta

los ojos de vuestra

pantalla…todo el año. Y si no los veis buscad en esa Nube

tecnológica, que ignoro en

qué galaxia se encuentra y en todas las personas y cosas

que tengáis más cercanas. Seguro que en algún lugar

aparecerá aquello extraviado o perdido 

 que tenemos cerca

y no hemos sabido ver.

 

FELIZ NAVIDAD 2017

 

 

El abismo

 

IMG_7697

 

Si me dijeses que fuese…iría.

Si me dijeses que no, me quedaría.

Pero entre el ir y el quedarse

siempre hay un abismo de cosas por descubrir.

 Y siendo el trayecto como es

más  valen unas palabras que nada,

aunque sean mínimas, solitarias y dispersas,

no hace falta más.

Detente amor…¿adónde vas?

 

 

 

 

 

 

Un regalo como segunda vuelta

 

a%wbcrquRwOo4EVgY1bnGA

El tiempo es un círculo plano, todo cuanto hagamos lo volvemos a repetir una y otra vez. Así la vida no da muchas vueltas, da una. De manera diferente cada vez, pero solo una.

Se comienza con la inmensa pasión de la juventud que desborda en la locura y se transforma con el tiempo en paz, a veces laurel y no siempre gloria que es la postrer consecuencia de nuestra vida en fuga. Pero pasado un tiempo se llega al mismo lugar desde donde se partió.

A una locura diferente. Mientras, hemos devorado cada día, cada hora y cada minuto lamentando después los tiempos escapados. Y te preguntas el por qué si sabes lo que tienes que dar, sabrás lo que debes recibir, pero esa ecuación casi nunca es lógica.

Somos personas diferentes, muy diferentes unas de otras y eso es lo que hace en ese círculo plano la vida más interesante. Y por ello la comprensión más difícil aunque haya veces en que logremos encontrar regalos a modo de oasis.

La vida nos ha prestado sus relojes, pero hemos tirado demasiadas horas a la basura como si fuesen prestadas, y no, no lo eran.

Ahora no deseo que la distancia de ese nuevo principio sea olvido porque está sembrada de un gran amor para mirar más allá del infinito. Para ir derrochando los pocos sueños que aún me quedan y soñar que me balanceo en los brazos del tiempo que me queda, sí ese del que escribe J.M. Caballero Bonald.

Ese mundo onírico donde se asienta el placer y la utopía. Esta última se vive, pero duele.