Nieblas en Primavera

Querido amigo:
El mar y el viento silban hoy para terminar aterrizando en la playa cubiertos en algún caso por una fina niebla. ¿Sabes a que me recuerda eso? A mis sentimientos, van, vienen, se dejan acariciar, a veces se cubren por un opaco manto. Estoy en el centro de un temporal que no sé ni cuando ni cómo acabará, pero mientras dure me mantendrá viva.
Y dentro de mí hay sollozos contenidos y un dolor retráctil al que temo descender. Desmadejo los días que quedan para que te marches. Es un absurdo porque nunca has venido. Es como estar en una estación adonde el tren no tiene prevista una parada.. Al menos no hay nada programado para que se detenga.
¿Es cierto que existes? ¿Es cierto que sin conocerte me duele lo que padeces, lo que sufres, lo que siento, lo que hago y hasta lo que escribo?
No quiero de ninguna manera enterrar mi corazón en la conformidad de lo imposible, de ahí el salvavidas del que lo hago proteger para que tardes en abandonarlo.
Te escribo de cualquier forma porque es la única forma que tengo de decirte lo mucho que te…..( no lo diré …de momento). Palabras que no deben ser vagas sino sentidas, con autenticidad. Tal vez no lo llegue a decir nunca. Me vienen a la cabeza escritos tuyos recientes que aún duelen.
Mi silencio como aliado es mi único refugio.
Hasta mañana.

Telegrama 2.0

Hoy te voy a escribir parte de esta carta diaria en estilo telegráfico. El titulo ya lo dice todo aunque estoy segura que tú lo vas a entender. Es como si todas las palabras las metiésemos en una coctelera y aunque las extrajese de forma aleatoria tú serías tal inteligente como para ordenarlas.
Ni el lorazepan ni la melatonina consiguen atraer el sueño. Solo tus pocas palabras vía telefónica y tus escritos vienen a mi mente. Es increíble lo que me pasa.
Tienes muchos amigos en las redes. Ya sabes que yo no las frecuento aunque las respete dentro de una normalidad. A veces siento no estar ahí dentro porque nuestros diálogos serían tal vez más fluidos. Mejor así. Ya te dije que no me gusta “ agobiar” y prefiero no prodigarme mucho en ningún terreno ya que así el deseo, sea cual sea la índole, será mucho mayor.
Treinta y tantos… feelings… chispa.. Muchos adjetivos que leídos asi no dicen nada, pero que nunca pensé que pusieras en orden desordenado para escribirme lo que pensabas acerca del por qué no deseas conocerme.
Gracias por tu sinceridad aunque pienso que cara a cara no lo hubieses dicho nunca. Soy así de clara aunque tampoco te conozco demasiado como para afirmarlo.
Creo que la explicación también tiene unas palabras entrecortadas….mayor que tú…viuda (pienso que se ve peor que separada )…mujer..¿Inteligente? A vosotros los hombres suele no gustaros que “ ella” os sobrepase, sea el terreno que sea. Mejor hacerse la “ tonta” aunque yo considero que el amor no es de idiotas.
Y mientras, la música me traslada a ti, los libros también, tus silencios en esos mini-diálogos que suelen darse cuando al otro lado del hilo telefónico no se sabe quien tiene la palabra o no, también. Me gustan también los silencios, las pausas, las palabras entrecortadas, como muchas conversaciones entre gente que se conoce poco.
Luego yo todo lo pongo en orden cuando reclino mi cabeza contra la almohada y me fabrico mi propio sueño.
¿La salud? Se presupone en continua sublimación.
Buenas noches.

¿Por qué a cien?

¿Por qué a cien?

El que hoy escribe y “ habla” es mi corazón. Como todos estos días en los que te he estado escribiendo. Ayer en las pocas palabras que nos cruzamos te dije que algún día te diría algo. Es posible que lo haga o tal vez no. Después de que te lo dijera no seria capaz de seguir haciéndolo así que puestos en esa tesitura es posible que no lo haga nunca.

Como acabo de iniciar el blog y soy novata en estos temas desconozco como hay que hacer la página atractiva para así atraer a aquellos que deseen leerme y hacer que también conozcan como en estos tiempos de tecnología se puede estar enamorada de algo que sabes existe pero que no lo has visto nunca.  Así que intentaré hacerlo atractivo. Solo conoces mi voz, que por cierto dices no te gusta, por las tres o cuatro veces que nos hemos “ saludado” por teléfono. Yo no puedo cambiar eso.

Cuando te he oído el corazón me ha latido a cien por hora y lo malo de todo esto es que no sé qué hacer para detenerlo y que vaya más despacio. No es propio de mi edad. ¡A estas alturas! Siempre he sido una romántica empedernida y mis sueños solo me sirven para machacarme psicológicamente. Así he vivido en los últimos tiempos. No sé que he hecho para merecer esto, pero en honor a la verdad tampoco me disgusta.

Siempre he congeniado con gente más joven que yo. Así me pasa ahora también. Mi mentalidad va un poco con vosotros. En su día fui  adelantada a mi tiempo en muchas cosas y en sentimientos también. Pero ahora todo es diferente a como fue hace 20 años. Alguien me hizo sentir algo parecido a lo que siento por ti pero que al final solo buscaba …eso. Como todos.

Ahora a estas alturas prefiero no conocer, no ver, no tocar aunque sí sentir. Hace menos daño, pero el corazón no atiende a razones de conocimiento y se pone a cien.

Me consta que la salud continúa en ascendencia gloriosa.

Me alegro.

Un beso

El bello sonido de unas pocas palabras.

 

Hoy me has deparado un día encantador. Me has llamado. ¿Te has acordado de mí? Nada más que con eso soy feliz, fíjate con que poco las personas solitarias nos conformamos. Señal de que no tenías a nadie con quien hablar o sentías la necesidad de hacerlo conmigo. Eres un cielo nada más que por eso aunque me quieras tener en el anonimato de la invisibilidad. Dirás que siempre tengo esa idea en la cabeza, pero no me resigno aunque según te dije ayer no soy de las que fuerzan situaciones.

Es Viernes Santo y mi cabeza ha empezado a rodar por los vericuetos de la imaginación he dejado de lado otras cosas. Sé que Dios me lo perdonará. Le he pedido estos días que me deje ser feliz. Sé que soy capaz de hacer sentir felicidad a cualquiera con las limitaciones que me son propias.

No sé hasta donde y cuando continuaré pero mientras dure todo lo demás habrá dejado de existir. Posiblemente algún día te diga lo que he estado haciendo por aquí. No daré nombres aunque tú sabrás que he sido yo y yo sé a quién se lo he dirigido. Mientras, estas palabras vagarán por los espacios desconocidos de internet. Me propongo no estar triste y como tú me recomendaste ¨no amargarme la vida¨ya que de por si nuestro camino aquí está plagado de bastantes desgracias que no buscamos y que tenemos que aceptar.

Hoy tal vez no haya escrito nada concreto pero tu llamada me ha alegrado tanto que cualquier cosa ya ha quedado bastante diluida.

Tú allá y yo acá seguiremos siendo amigos. Sigue con cuidado en tu salud. Me alegra.

Buenas y bellísimas tardes.

 

 

Adjetivos desordenados

Ayer noche no podía dormir. Eran las 7 de la mañana cuando Morfeo acudió a mí. Ya hacia horas que los pájaros se habían retirado ahuecando el ala, algunas plantas habían plegado sus hojas (porque algunas plantas también dormitan), el sol había desaparecido por el horizonte y el silencio fue bienvenido un día más.
Tu eras el culpable de todo mi insomnio. Aún me viene a la mente las palabras que no hace poco me dedicaste. No me las esperaba. No es que fuesen ofensivas pero no me considero destinataria de las mismas puesto que no me conoces personalmente. Me hirieron en lo mas profundo de mi corazón.
Nadie me había escrito nunca nada igual. Nunca me he movido por intereses, ni económicos ni de otra índole. Así pues no le encontraba justificación. Te prejuzgué mal. No te creía autor de las mismas.
Los pensamientos vagaban sin control. Nombres sin adjetivos y adjetivos desordenados. ¿Por qué?.
Toda mi vida ha estado llena de sueños imposibles. Algunos los he cumplido y otros se han quedado varados en la playa adonde van a parar los objetos perdidos. He luchado pero no sé forzar aquello que es imposible cambiar.
Así pues las teclas me permiten expresar lo que me gustaría hablar cara a cara y que no puedo llevar a cabo.
Tú me inspiraste lo primero que escribí en esta última etapa y algunas de las cosas que escribí después. Ahora y desde hace ya días no consigo hilvanar nada.
Breve como siempre para no cansarte.
Sigue cuidándote esa salud que te sublima.
Buenas noches.

Morir, dormir, tal vez soñar…

Todo me inspira y todo me recuerda a ti. No me había pasado nunca y sobre todo con una persona a la que no conozco personalmente. Es cierto que tu tienes la idea preconcebida de como soy por todo lo que hemos hablado anteriormente, pero nunca será lo que después te puede deparar la realidad.
Si las cosas han de ser así lo mejor es aceptarlas y dejar fluir el tiempo. Él mejor que nadie hablará cuando, donde y cómo lo crea conveniente. Mientras, déjame soñar y hablar por medio de las teclas.
Es posible que este monólogo termine algún día de forma inesperada aunque no es ese mi deseo.
Hoy has debido caminar, hablar con ella, pensar, leer, escuchar buena música, pasear a los perros…. no sé pero mi imagen no te ha venido a la cabeza. Pienso muchas cosas e imagino otras. Es curioso la historia que te puedes montar para que luego en cuestión de segundos se te derrumbe todo y abras los ojos a la realidad. Tú tienes tu vida y yo la mía.
Lo bonito de imaginar es que tanto los principios como los finales los puedes poner a tu antojo. Otra cosa es que te gusten o no. Pero no quiero ver la realidad y sigo soñando, durmiendo o tal vez ” muriendo” como escribió Shakespeare en su Hamlet…
Sigue con esa nueva salud…

Tan cerca, tan lejos

Estás terminando de recuperarte en un lugar algo alejado aunque próximo. Todo tú está cerca de mí y no hay kilómetros para que te alejen de mi lado. Y aunque respires en un resquicio de cualquier punto geográfico me consta que tienes un recuerdo para mí. Como el pensamiento sigue siendo libre yo quiero pensar que hablo contigo y que me dejas desahogarme. ¿Por qué en la realidad no lo haces? Esta pregunta me la haré mientras viva (quiero pensar que voy a estar aquí algo más de tiempo). Lo que El quiera.
Pero tengo confianza en que mas temprano que tarde nos encontraremos y será una sorpresa para ambos. Nunca me había pasado nada parecido y ya tengo algunos años, no muchos más que tú pero los suficientes para haber experimentado circunstancias, situaciones y acontecimientos de los que siempre se saca algo positivo.
Se que vives unos momentos felices…y yo dándote ánimos. No me quedaba mas remedio que hacerlo así era la forma de seguir teniéndote cerca y….lejos al mismo tiempo. No puedo cambiar las cosas así que como se dice cuando se habla del ” enemigo” como no puedo luchar con él me lo aproximo como aliado.
El tiempo que es muy sabio tendrá la última palabra. Solo unas “fotillos” me han hecho feliz. No tengo el sonido de tus palabras pero sí las imágenes y el paisaje que te rodea. No necesito más.

La música, tu música, te la dejo aquí.
Buenas noches.

Alea jacta est

imageTú sabes quien eres tú y yo sé quien soy yo. Lo que parece ser es que nunca sabremos quienes somos tu y yo, no como pareja, sino como ” amigos” que según parece somos. Nos ” conocemos” hace ya mucho tiempo, pero creo que tendremos que ser desconocidos de por vida. Tú así lo quieres. No sé si por cobardía o por otra razón. Bueno ya me lo dejaste claro.
Lo que no voy a evitar es que mi corazón hable aunque sea por aquí y no sé si para alguien. Lo desconozco, pero da igual. Lo necesito.
Dentro de mi cabeza y de mi corazón hay infinidad de cosas que quiero escribir pero es tal el chorro de imaginación que no puedo ordenarlas adecuadamente.
Me propongo sacarlos todos a flote aunque estén desordenados. No se datar los acontecimientos y menos los que afectan a mis sentimientos. Ya lo hice una vez. ” Aguantaron” cinco o seis años, después fueron convenientemente triturados… ¿ por qué? Ya no tenían sentido. Se habían diluido como un azucarillo en el café.. solo que este había dejado de quitarme el sueño.
Me había despertado del sueño. Fue triste y doloroso. Nunca piensas, como todo lo que no es alegre, que te va a pasar a ti , pero si me pasó.
Y me ha vuelto a ocurrir. Debe ser mi forma de ser. Ahora la situación es diferente aunque el fondo es el mismo. Amar a alguien y no ser ni correspondida ni comprendida. Todo en silencio como casi siempre. Debe ser mi destino.

 No es tarde para comenzar

Siempe hay una primera vez  para todo. Desde que era joven me ha gustado expresarme mediante la escritura. Tenia 10 años, es decir ya ha llovido mucho y el escritorio ha cambiado sustancialmente. Desde el lápiz y aquel trozo de papel en blanco que envolvía el jabón Heno de Pravia para utilizar a modo de cuartilla a una tableta o un teléfono obviando el folio y la fotocopiadora.

El tema o asunto siempre el mismo. Dejar hablar al corazón sin cortapisas. Lo necesito para vivir aunque haya amigos que confundan esos “latidos” como formas dramáticas  e inquietantes de mi carácter. Nada más lejos de la realidad.

No soy para nada triste aunque ha habido acontecimientos en mi vida que me han marcado profundamente. Ello me ha servido para crecer en fortaleza y sabiduría no mirando atrás nada más que para adelantar o ir más deprisa.

Condicionada muchas veces por las circunstancias forjadas en mi juventud no ha sido hasta bien llegada la madurez  cuando mis sentimientos se han podido expresar, no ya en libertad que la tenemos hace tiempo,  sino con sinceridad desmedida.

He pedido permiso para entrar y también para quedarme aunque no sé hasta cuando.

Hasta pronto