¿ Sabes qué?

Querido amigo:

Amo este rincón porque me deja ser yo, porque nada hay más importante para un alma que sentirse libre y gozosa. Si tengo en cuenta que el acceso a “este lugar” representa un día más estar contigo, vale pues el contacto de las teclas más que cualquier “otro placer”.

Es una cuartilla blanca y de retina, algo desvaída pero por encima de todo boato bloguero (con perdón de los que se trabajan la página), para mí prima el contenido. Quiero que mis abrazos sean tan amplios como frases interminables bien hilvanadas, que mis besos sean puntuaciones sublimes y mis caricias tan dulces y apretadas como párrafos sin espacios.

Y miro alrededor, o al fondo, o hacia atrás y tan solo te veo a ti, al sol casi de estío que me regala este mes de Octubre y que, como siempre, suele lucir el paisaje después de la tormenta, y tu perenne recuerdo como todos los días en los tiempos quedos entre obligaciones, devociones y dentro de minutos en el crepúsculo temprano del otoño.

Ahora no hay grillos que llenen el ambiente ni luciérnagas que bailen sobre el jardín, pero ello no impide que, pensar, sentir, querer, añorar y anhelar todo lo que tu representas se vea mezclado a modo de objetos revueltos en una caída de cajón desvencijado cuando se desparrama sobre el suelo.

Con un beso infinito siempre.

2 opiniones en “¿ Sabes qué?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.