A medio camino

IMG_1651

No se es donde se está. Dos almas pueden estar muy cerca, casi rozándose, pero en cada una hay un corazón que casi nunca late al unísono, o no como debiera. Están los silencios cuando suspiran que hablan mejor que cualquier gramática. Ellos buscan siempre la respuesta. Ahogan el tiempo hasta consumirlo.

Las circunstancias nos buscaron y nos hemos visto en ellas sin ni siquiera saberlo, pero solo somos momentos entre miradas fugaces y diálogos entrecortados. No estamos en ningún lado. Entre tú y yo hay una inmensidad que nos envuelve sin acercarnos todo lo que deseáramos.

Presagiamos sueños, hacemos renacer magia para ser felices, para estar, para permanecer, pero solo sobrevivimos, no somos realidades de nada ni tampoco habitamos en paraíso alguno.

¿Qué haría sin ti? Tampoco sé lo que hago aquí contigo. Es el medio camino entre el ser y el estar.

¡¡¡VIVA LA VIDA!!!

 

IMG_5576

No, no me he confundido. Sí, así con triple admiración y mayúsculas. Como grito desgarrador de quien sí cree en ella, en la vida. Está en medio de bastantes sufrimientos, idas, venidas y desconciertos, pero por encima la esperanza y esa fe que le hace poder con casi todo.

No lo imagino desnortado, tampoco hastiado y por supuesto jamás desmoronado, pero es humano como todos. Y seguirá construyendo castillos de sueños en esas historias cotidianas que él vive y que nos deja desde hace bastante tiempo con su estilo tan particular, directo, sencillo y tierno también, pero siempre esperanzador.

Lo enamoró su trabajo y ella, su compañía fiel y admirable de la que jamás se olvida, escriba lo que escriba.

Juega una partida difícil con vacíos en la noche fáciles de imaginar, navegando en ese su mar que le obnubila y hacia el que seguro navegaría incluso antes de levar anclas.

Pero hoy, aquí y ahora deseo decirle, pidiéndole perdón por mi atrevimiento, entre triple admiración y mayúsculas atronadoras que ¡¡¡NO ESTÁ SOLO!!! porque estar solo es morir y el que está en soledad lo sabe.

Sabe también que tiene mi mano y muchas, muchísimas de las que escriben por estos lares, para levantarle y animarle aunque sus piernas pesen como columnas del Templo de Salomón. Su corazón cabalga aunque no lo escriba, entre sus pequeñas cosas y las nuestras.

Así lo grita él, así le respondí yo, corroborándolo en estas humildes líneas con su permiso.

¡¡¡VIVA LA VIDA!!!

 

Un abrazo.

 

 

 

 

La vida a trompicones y la imaginación interior

 

IMG_1996

“Todo viene de dentro y sale afuera. Nunca al contrario. La forma no precede al contenido. El material mismo encontrará su propia forma a medida que lo vas trabajando” 

Es la reflexión leída hoy del magnífico escritor Paul Auster que me ha servido para inspirarme a mí también en un domingo algo irregular. Acaricio las teclas para dejarte tan solo un montículo de palabras y que nada se me quede dentro. Me has llenado de narrativa sentida a través de Auster, has horadado cada rincón de mi corazón y de mi persona para sacar lo mejor de mí

“Nunca al contrario” Nada puedo volver a guarecer. He de asomarme cada momento puntual a tu existencia para comprender por qué la vida no acabó allí hace unos años  en aquellos tiempos delirantes, locos y tristes, sino que se ha reencontrado de nuevo, conmigo, con  las esquinas de esas plazas a donde se desplaza la ilusión

“El material encontrará su propia forma” ¡Y tanto! Mi memoria  no es demasiado pródiga en epítetos poéticos, pero cuando tú te aproximas me invade un esbozo insolente de una prosa que yo desearía convertir en el más sencillo y humilde de los poemas.

Voy a seguir trabajándomelo” Es por lo que vivo cada día como si fuera el último arco iris, en ese material que subyace en todo tú y que el sol me trajo después de la lluvia. El tiempo y la primavera son así de caprichosos.

 

 

 

El amanecer, la vida, sus cosas y las mías

 

IMG_5529

Hubo un tiempo en que quise conquistar el mundo y aún hoy deseo seguir haciéndolo, si las circunstancias y él, el mundo, me dejan. Es difícil aunque no imposible. Él está con sus cosas y yo con las mías que siendo las mismas hoy se me antojan diferentes. Nada ha cambiado.

El paisaje hoy me resulta conocido, pero la perspectiva es diferente. No consigo ver el mar, tampoco oigo el viento crujir, pero sí lo observo pasearse allá a lo lejos a través de un amplio ventanal que a través de un cristal ahumado, pero desprovisto de persianas no me deja ver si el cielo está estrellado o no en  una noche de primavera atípica. No me gusta la oscuridad. Hay una ligera neblina que ha tenido el día teñido de un gris nebuloso y aún a estas horas persiste. Fuera, pasos entre vigilantes y cuidadosos se transmutan en una noche silenciosa, pero diferente a otras.

Tú estás  al otro lado, como  siempre, y yo podría ir a esperarte como muchas madrugadas, pero hoy no me dejan. Habría de cruzar un charco grande, pero prometo hacerlo cuando haya tiempo y oportunidad. Mientras sigue tú, mi bello amanecer con  tus cosas y yo con las mías.