El silencio de los sentidos

IMG_7773 2

Esta noche te voy a acariciar con el alma. Y voy a pronunciar las dos palabras más bellas que existen con latidos silenciosos. Sí, porque solo los oigo yo. Los poderes de seducir y conmover están mucho más adentro de lo puramente visible.

Uso con frecuencia las metáforas a sabiendas de que muchas veces son peligrosas porque el amor puede surgir de una metáfora. Te diría por esa razón… ¿Por qué hay palabras que suenan tan bien y realidades sumamente desafinadas?

Tú me aconsejas, tú me preguntas y dejas un espacio para que piense y sabes que la respuesta no está nunca más allá aunque pudiera parecerlo, está aquí al lado. Intentas que el olvido de ti me alcance, pero no lo consigues. No.

Creo habértelo dicho más de una vez. Yo no pedí que entraras en mi vida, pero lo hiciste. Yo no te busqué, pero nos encontramos. Yo no pedí tener desasosiego, pero mis sentimientos se han apoderado de los tuyos. Y los tuyos entre temerosos y algo esquivos son dueños de los míos. Yo no pedí nada. Necesitaba y necesito mucho, pero no pedí nada. Nadie elige los destinos.

Llegar hasta aquí ha merecido la pena. En silencio, solo en silencio, esta noche te acaricio con el alma y te susurro el más bello de los sentimientos con el corazón.

Ven conmigo al cielo

 

fgIsJRCQTpmMzoJpSjQLVQ

Si alguna vez te decides a cruzar el cielo conmigo, no temas, déjate guiar sin miedo. Agárrate fuerte a mi mano, no la sueltes. Mi corazón posiblemente se acelere al ritmo que no deba, pero estará  feliz de ir con el tuyo. Allí arriba las palabras no bastan, allí existe todo lo demás.

Lo que aquí dicen es el mundo no se ha hecho para soñar. Estamos locos y posiblemente enamorados y en esa tarea, en donde no somos casi nadie, podemos imaginar cualquier cosa. No hay fronteras para la ilusión.

Mayo está en las nubes dispersas y estamos encontrándonos con asiduidad en ellas. Y creo lo que escribo aunque exista un sinsentido exagerado porque ya sabes que la felicidad y el amor no se programan.

Así, vente conmigo a otros dominios en donde el tiempo no pase y el ruido del mar solo sea un eco remoto…acompáñame al cielo.

Las dos orillas de un río

4b2494a6-2812-40c9-8dae-2b3dda77e49aOigo a todas horas, a través de los filtros que una tarde muy estresada me deja, todos los ecos de tus palabras. Me relajas con ellas, me duermo con ellas y sueño con ellas también. Intento corregirlas para que suenen de otra manera, no para hacerlas desaparecer sino para que sean a mi gusto, pero no, siguen ahí tal cual brotan de ti. No te preocupes no es culpa tuya. 

La noche inmensa ha dado paso al día y siento que mis sueños se desperezan dando paso a la realidad cotidiana, pero soy consciente de que estás ahí aunque no oiga y tan solo imagine el sonido de los latidos de tu corazón.

Y yo sigo aquí en un continuo caos de confusión que jamás imaginé y mucho menos busqué. Sé que estábamos en algún lugar antes de que nuestras palabras se cruzaran, lo que ya no acierto a comprender es por qué ahora el aire, la música, el paisaje, el mundo en general me parece diferente.

Quiero pensar que algo se ha colado entre nosotros irremediablemente dejándonos atrapados. Camina con nosotros, está con nosotros, pero nos tiene frente a frente, sí como un río que nos lleva y que siempre tendrá dos orillas diferentes, sí las riveras de ese manantial de sentimientos llamado amor.