Una fracción de tiempo

IMG_8517

No tuve que llamar a tu puerta porque se abrió enseguida. Se diría que me estabas esperando. Tampoco hizo falta que me preguntaras nada porque solo te bastó mirar el interior.

No confundiste mi soledad con melancolía, ni mi seriedad con enojo, ni mi silencio con apatía…entraste directamente al corazón sin pasar a pensar otra cosa. Y eso que había motivos sobrados para que yo no te prestase la atención debida, pero me envolviste en ese halo tuyo de confianza, cariño, paciencia, comprensión y aquí estás. Me consideraste lo suficientemente importante como para no dejarme de lado y olvidarte de mí.

La gente no se da cuenta de que las emociones sencillas son las que nos llevan al paraíso. Y me has trasladado allí porque la presencia no se palpa solo con los ojos, la presencia es estar aún en lejanía. Tú estás en mi corazón a todas horas y en cualquier lugar donde yo me encuentre y con quién.

Hay un dicho por ahí, de esos que anoto en cualquier esquina de papel que dice…”El tiempo y el desengaño son dos amigos leales que despiertan al que duerme y enseñan al que no sabe”. Y es cierto. El amigo leal me ha enseñado aún más a no dormir reforzando tus enseñanzas mis conocimientos que siempre son bienvenidos.

Tú me elevas para que yo me pare un poco, sea algo más paciente, me quede quieta y te espere junto a mí almohada. Para escalar montañas, caminar por mares tranquilos, logrando ver en mí lo que otros no supieron encontrar porque nunca lo buscaron. Y esperar cada noche los sueños que me llevaron hasta ti para ser, mientras tú lo desees, el camino por el que tu corazón transite porque  yo… aunque no agarre tu mano siempre iré a tu lado, una vida sin amor no  merece ser vivida.

El tiempo, una de las cosas que no se puede deshacer. Para mí 2017 no ha tenido días, ha sido solo una fracción de tiempo…feliz.

 

Navidad…siempre

AZRPS+nURg2W3H0LHUOI6w

 

Nada está cerca, nada está lejos.

Lo importante es que, vosotros ahí y yo a este lado

estemos ahora leyéndonos.

¿Mañana? Del mañana no sabemos nada. Por eso seamos

felices aquí y ahora.

Que mis deseos de Paz y Felicidad sigan llegando hasta

los ojos de vuestra

pantalla…todo el año. Y si no los veis buscad en esa Nube

tecnológica, que ignoro en

qué galaxia se encuentra y en todas las personas y cosas

que tengáis más cercanas. Seguro que en algún lugar

aparecerá aquello extraviado o perdido 

 que tenemos cerca

y no hemos sabido ver.

 

FELIZ NAVIDAD 2017

 

 

El abismo

 

IMG_7697

 

Si me dijeses que fuese…iría.

Si me dijeses que no, me quedaría.

Pero entre el ir y el quedarse

siempre hay un abismo de cosas por descubrir.

 Y siendo el trayecto como es

más  valen unas palabras que nada,

aunque sean mínimas, solitarias y dispersas,

no hace falta más.

Detente amor…¿adónde vas?

 

 

 

 

 

 

Un regalo como segunda vuelta

 

a%wbcrquRwOo4EVgY1bnGA

El tiempo es un círculo plano, todo cuanto hagamos lo volvemos a repetir una y otra vez. Así la vida no da muchas vueltas, da una. De manera diferente cada vez, pero solo una.

Se comienza con la inmensa pasión de la juventud que desborda en la locura y se transforma con el tiempo en paz, a veces laurel y no siempre gloria que es la postrer consecuencia de nuestra vida en fuga. Pero pasado un tiempo se llega al mismo lugar desde donde se partió.

A una locura diferente. Mientras, hemos devorado cada día, cada hora y cada minuto lamentando después los tiempos escapados. Y te preguntas el por qué si sabes lo que tienes que dar, sabrás lo que debes recibir, pero esa ecuación casi nunca es lógica.

Somos personas diferentes, muy diferentes unas de otras y eso es lo que hace en ese círculo plano la vida más interesante. Y por ello la comprensión más difícil aunque haya veces en que logremos encontrar regalos a modo de oasis.

La vida nos ha prestado sus relojes, pero hemos tirado demasiadas horas a la basura como si fuesen prestadas, y no, no lo eran.

Ahora no deseo que la distancia de ese nuevo principio sea olvido porque está sembrada de un gran amor para mirar más allá del infinito. Para ir derrochando los pocos sueños que aún me quedan y soñar que me balanceo en los brazos del tiempo que me queda, sí ese del que escribe J.M. Caballero Bonald.

Ese mundo onírico donde se asienta el placer y la utopía. Esta última se vive, pero duele.

Sacrificio agradecido

IMG_6672

Rebuscaste fuerza y voluntad donde no había y ánimo donde no tenías y…respondiste. Sé que el dolor físico te acorrala y que tu corazón y buenas intenciones también se ahogan en llanto.  Es esa humanidad enjaulada en la lucha cada vez más atroz, de quien ama la vida por encima de todo y se revuelve contra Ella, pero no desea irse sin ella tampoco. Amor en estado puro.

Tu corazón a veces está perdido en un desierto sin futuro, pero te lo he prometido y lo hago con estas breves líneas. Devolverte esa esperanza, que me consta nunca has perdido y que cuelga a modo de pulsera de mi muñeca izquierda.

Sí, esa que tantos buscan sin hallarla, sabiendo que no sólo en los cielos , también en las mesetas y a la orilla del mar hay siempre un lugar, por pequeño que sea,  para sembrarla.

Gracias E.

Un día de lluvia

 

IMG_9268

Aquel día se cayó una pequeña parte del cielo. ¿En qué estaba yo pensando creyendo que todo estaba arriba? Había llovido, llovía o iba a hacerlo. No recuerdo qué y había un silencio que emanaba de su sonido. Me recuesto contra el cristal opaco de la puerta y esta se cierra.

A los pocos segundos ya siento lo que no deseo sentir y me bordea la nostalgia, sí, esa palabra que en griego significa el dolor de una vieja herida, aunque no vea de momento víctimas por ningún lado, o quizá sí.

Es un dolor de corazón  mucho más intenso que un recuerdo y que me lleva al mundo adonde no deseo regresar. Al de los sueños y motivaciones imposibles, pero en los que quiero y deseo creer.

No es solo la literatura, también es la realidad la que hace que mi inspiración derrame en este caso palabras mojadas porque soy esclava del sol, de las estrellas y también de la nostalgia, del recuerdo y a veces, muchas, de la tristeza.

Desearía no sentir el peso de esa lluvia, ni la congoja de su vacío íntimo. No hay toalla para sacudirlo. Pero dura poco. La lluvia se marchó pero me deja un cielo muy claro, azul brillante y a la vez sencillo, aunque no sea este calificativo muy apropiado para  dicho lugar. El mismo del que brotan párrafos bellamente engarzados, sencillamente sentidos y agradablemente recibidos.

Y mi verbo se vuelve a ir de paseo al cielo porque la verdad dice que el amor es su mayor deseo y eso…siendo una metáfora muy fría en los tiempos que corren, es el mayor fuego en el que podemos arder.