Algo y todo

IMG_0217

Hoy el paisaje, con la lluvia, se nos asemeja a un cuadro impresionista en donde todo anda algo desdibujado, pero así y todo ellos, los sueños, sabes sobradamente que siempre van contigo aunque sea a la esquina. El agua los convierte en nubes que se derraman sobre un cielo gris y encapotado. Sin ti, pero contigo.

Y ese todo que hizo el algo que no debió y del que escribió hace pocos días nuestro querido paisano cobró más actualidad que nunca, porque a veces esas “agujas” de la causalidad  se ensartan de tal manera para que ahora estés dónde estás que no es donde debieras, pero sí lo que necesitabas.

Y vuelven a crepitar las entrañas en ese suelo húmedo de la imaginación y mis esperanzas, sin todo pero con algo, se desploman en caída libre por ese cielo fatigado como tú.

¿Hablar? Hablaremos. ¿Conversar? Conversaremos. ¿Departir? Departiremos…no más sinónimos. Nos escucharemos, no sé cuándo, pero sucederá. A veces no es necesario hacer ninguna de estas cosas porque todo está dentro de nosotros, aun cuando lo intangible se nos haga a veces tan necesario como respirar. La individualidad no puede ser siempre la protagonista de todo.

La fragilidad del tiempo y los acontecimientos

IMG_4927

Pensé que los pronósticos meteorológicos se habían equivocado y que el día que prometía claro, diáfano y huérfano de nubes se me había colado de rondón con nieblas desdibujadas  y frescor en el rostro. Pensé que la mañana estaba entornada y que la eternidad de la luz de estos días pasados permanecería.

Pensé que  había dejado el rumbo anclado  y el temor a cambiarlo desbarataría ese tiempo fugitivo y volátil que se descompone en segundos.

Pensé en el mar, en mis paseos, en mis sueños, en mi sol de madrugada y tarde, en despedidas que nunca deseo abrazar por temor a que se sucedan.

Pensé en los míos, en los otros y en la materialidad de los presagios cotidianos.

Y pensé, y pensé, pero se me olvidó discernir por donde la vida siempre va, que es en dirección contraria a la que llevamos nosotros. Y todo se nos cae como un castillo de naipes sin que podamos remediarlo, tan solo acatarlo.

Y nadie detiene ni el galope de la espuma, ni la brevedad de la vida, ni los nudos de los acontecimientos, ni tan siquiera la calmada esperanza del que nada espera.

Y pensé…pienso,  que yo quiero ir con ellos, con los días y con las noches que se suceden cuando es la esperanza de la vida la única que merece la pena.

Tu camino

IMG_4985A ti, a quién más quiero, por quién daría la vida.  A ti, que sé que acudiste a Ella en momentos en que él nos dejó desarbolados de repente. A ti, que vas a soportar esta noche sobre tus hombros delgados, pero fuertes, el peso de ese Amor que te da y que  con fe y ahínco en momentos delicados de nuestras vidas le pediste.

A ti, que fuiste humilde, aspiraste a muchas cosas y que ahora recoges la cosecha de ese esfuerzo. Todos y tú el primero hemos contribuido a ello, pero el que debe seguir el camino eres tú, soy consciente de que no te asustará tropezar ni tampoco caerte porque creo que tienes espejo donde mirarte, ya lo sabes y que con cariño nos  lo has hecho recordar muchas veces.

Por eso desde aquí y a pocos minutos de que cojas esa cruz que desde hace ya algunos años deseaste cargar con ella y con estas pocas palabras que sé no sabes existen, pero que Alguien se encargará de ir haciendo suyas y dejártelas caer, solo desde el corazón y con una inmensa alegría te digo…¡Arriba con Ella¡