El tiempo ido

image

 

Mi querido L.

No estar no significa ausencia. Tal vez todo lo contrario. Permanezco aún más a tu lado en ese océano de vacíos que es mi vida. Analizo la forma de prosa que utilizo contigo y que nunca jamás tuve la intención de hacer, créeme.

He pasado la mayor parte de este mi último tiempo mandándote cielos en los que me gustaría volar contigo. Quiero hacer de ese firmamento una cuartilla con argumento pero sin morfología alguna. Estrofas desvirtuadas y versos sin métrica.

El eterno debate entre el ser y el desear. Ser de otra manera, pasar, soslayar. Desear, anhelar, sobre todo esa felicidad que tanto anhelo y que se me resiste.

Y en el fondo lo que me sucede es que todo empieza y acaba aquí, en mí, en este rincón olvidado, vacío de raciocinio, de intuición, de lógica y sobre todo de esperanza alguna.

Las horas siguen chirriantes haciendo pausas breves en las que poderme apoyar…como estas breves líneas, como esos mensajes cortos, como esas palabras inesperadas, como eso tuyo que…¡que sé yo!

Lo he leído y no sé dónde..¡Cuánta torpeza el rito ornamental de la palabra! Una verdad.
Buenas noches con un beso que sólo necesita la sintaxis del otro.

 

 

Aspirina, cama y filosofía

IMG_7396

 

“Me sigue conmoviendo lo que me conmovió siempre es decir lo que hay de ternura, de bondad, de veracidad y sobre todo de generosidad y de magnanimidad en los seres humanos. Mis amigos  son invariablemente personas que solo tienen lo que han dado. Cada vez me retiro más del mundo y solo trato  con personas a las que pueda admirar. Admiro a las personas fundamentalmente por su capacidad de dar y por su economía en el pedir.

Amar la verdad es amar las cosas. Se suele suponer que las cosas deberían respetar la verdad. La verdad es el estado de las cosas, cuanto más amas la verdad más amas la independencia de las cosas, más amas como van pasando, como van ocurriendo.

Querría ser recordado por el amor a la verdad, como amor a lo que las cosas son, pero un ser que no está prescrito sino que se va construyendo ahí en el límite a partir del desequilibrio puro, precipicio por delante y sin embargo cuantos de nosotros se han inventado unas alas y surcan el aire para confort y orgullo de los demás.”

(Antonio Escohotado. Jurista, filósofo, escritor)

Querido amigo:

La tarde declina imperfecta. Nubes altas y neblinas bajas. Algo así como tu vida y la mía. Tú en apogeo y yo en contemplación desfondada. Mi vida no termina de acoplarse a lo que me rodea, pero sí empatizo contigo en muchísimas cosas y lo sabes. Me lo has hecho ver.

Y esta tarde con tu salud algo mermada te mereces un viaje a la serenidad, algo así como merendar en un templo budista, esos lugares en donde su dimensión de eternidad nos transportan a parajes de meditación Y curiosear por el alma y el espíritu.

Como sabes soy una soñadora y se supone que ando por la mitad de mi recorrido así me agarro a bastantes cosas que me sirven de soporte vital. El último peldaño de la vida es la felicidad. Yo, como nuestro filósofo de hoy, apuesto por un optimismo incorregible e irreprimible. Gracias miles por tu llamada de ayer. El cansancio en la escritura debió de aliarse conmigo.

Yo, como Antonio Escohotado no me invento nada, lo real supera lo imaginario y lo concreto, lo observado es siempre muchísimo más rico que lo anticipado.

A lo mejor va a llevar razón el historiador, el filósofo y el jurista cuando analiza la filosofía del mundo oriental en su libro “60 semanas en el trópico” comparándola con la del mundo occidental que nos han hecho creer era la acertada.

Cuando leo y escribo me transmuto en un barco con compartimentos estancos. Así puedo guardar párrafos escogidos para analizarlos posteriormente. Eso he hecho esta tarde con el filósofo. Todas las cursivas suyas, en una magnífica entrevista con Fernando Sanchez Dragó, en las que me he deleitado examinándolas con curiosidad, como tú y hoy también con algo más de optimismo.

Y por los escalones de mis sueños, de mis cansancios vitales, desciende la irrealidad que es, pero no importa. Mientras los bajo también vivo.

Buenas noches con el beso que deseo sea como esa aspirina milagrosa. Cuídate.

Nota: A los amantes del pensamiento y el conocimiento. Las entrevistas completas.

Pensamientos, y tiempo, y vida

Cuando la humildad y la sencillez te hacen grande y tu corazón es niño para albergar sentimientos como los que muchas veces me transcribes, sólo puedes conseguir que haga lo que hago y que mis dedos escriban lo que escriben.

Hoy, como en otras muchas ocasiones, sobran las palabras. Esto sí que podría ser cursi, pero no lo es.

Un beso a media tarde extensible a toda tu vigilia.

Rio arriba

image

Querido amigo L:

Debo confesarte algo. Yo estaba equivocada y tú estabas ahí. No sé en qué momento, pero estabas. Muy inteligente tu forma de responder. Y no te preocupes por las horas, las tengo todas para ti. Como sabes el sueño no es mi mejor amigo. A veces entremezclo el día con la noche en una amalgama de sueños y vigilias en total desorden.

Así hablo conmigo misma y todos los ruidos me son ajenos y propios a la vez. Oigo pasos y estos no me dicen si vienes o te ausentas. Y quiero creer que la vida es mitad luz mitad sombra. Tú te encargas de recordármelo más de lo que te imaginas no siendo consciente de ello. No me podrás entender, no porque no me explique bien sino porque sólo ves una parte.

Lo único importante para mí es el hecho de que tú existas y yo sufra, no debes temer por esto en verdad, y de que no pueda extrapolarme más lejos de yo misma. Y me quedaré tras de ti, fuera de ti. No temas aunque nunca me abras la cancela de tu corazón dejándome fuera de todos tus momentos.

La vida suele ser así de extraña. Te pasas toda ella en búsqueda de la felicidad y al final la encuentras a destiempo y a contracorriente. Siempre río arriba que sólo pueden remontar los atrevidos, los osados y los egoístas. Yo no soy ninguna de esas cosas.

Un beso ahora y siempre. Buenas noches.

 

En tu descanso

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
nos despoja de un don inconcebible,
tan íntimo que sólo es traducible
en un sopor que la vigilia dora

de sueños, que bien pueden ser reflejos
truncos de los tesoros de la sombra,
de un orbe intemporal que no se nombra

y que el día deforma en sus espejos.
¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?

                                                       El sueño. Jorge Luis Borges

Esta noche deseo contribuir a tu merecido descanso. Con pocas palabras, con la poesía de Borges y algo de música. Así que entorna los ojos y no temas tropezar si no ves, iré a tu lado. Así desde lejos y en silencio.

Ese descanso apacible en donde el alma vive y el corazón se renueva. Sé que te han robado el sueño, pero quiero abrir contigo una porción de espacio y de infinito para albergar contigo horizontes llenos de felicidad.

Y si te despiertas cansado no temas, no has atrapado aún los sueños, se quedaron a dormir entre las sábanas.

Buenas noches con un suave beso que no te haga despertar.

 

Un día gris

imageQue el tiempo se vaya, no importa. Que el paisaje se desdibuje a merced del viento de estos días podría asemejarse a irse también, pero por favor quédate, deja tu barca varada en mi playa. Sé que navegar es uno de tus sueños ¿o no? ¿Por qué dejamos que el mar merodee a nuestro alrededor?

Observarás que me siguen desbordando los sueños, esos en los que nadie cree, ni siquiera los que por aquí me leen. No debo convencerles de forma alguna. No tengo poder de persuasión.

Y mientras mi corazón palpite te estaré escribiendo que es una forma peculiar de acercarme a ti, aunque haya días en que no me reconozca. Vuelan sobre mi cabeza nubes de tormenta que no terminan de disiparse. Me gustaría que el cielo que se pasea por los tejados terminara de aclararse pero casi siempre quedan nubes rezagadas esperando que llegue la noche para traerme el jeroglífico de las estrellas.

Y si un día me abrigases con un manto de mil besos que a mi soledad alegrases, no sentiría ni frío, ni fuego, ni pesares. Así pues, un día más voy a desechar mirar los crepúsculos que hay en mi interior.

Un beso con el amor de todos los días. Buenas noches.

Sublime tarde de domingo

Querido amigo L.

Me encanta lo no planificado, pero con sentido. Ayer tarde me diste esa oportunidad. Sabes de sobra que te voy a responder, que el otro medio no me permite ciertas palabras que por su inmediatez me son adversas, tal vez incómodas, tanto para ti como para mí. ¿De verdad crees que también doy respuestas imprevistas?

¿Cómo lo voy a hacer si mi corazón se sobresalta con cada mensaje tuyo? Por favor no dejes de hacerlo.
¿Cómo lo voy a hacer si no tengo otra cosa que hacer? Siempre fuera eso.
¿Cómo lo voy a hacer si no hago nada más que escudriñar tus palabras para hacerlas mías y éstas mezclarlas bien para que tú las leas?.

Y al final toda conversación se me desmadeja porque no tengo hilo del que tirar para llegar a final alguno. Es así.

A veces todo esto puede parecer como arrojar mis penas al vacío y desear irme tras ellas.

Hace falta estar ciego, tener raspaduras de vidrio en los ojos para que tú no veas todo esto, como decía nuestro Rafael Alberti.
Que tengas un día feliz anticipado con el menos imprevisto de los besos…¿Cómo no lo voy a hacer?

Un momento feliz

“La felicidad es una tormenta de genes, cerebro y corazón “

( Eduardo Punset)

Tus genes para trabajar como lo haces.

Tu cerebro pragmático para no dejarte llevar por las pasiones

desatadas por los demás.

Y tu corazón para no cejar en tu empeño por conseguirla.

¡Enhorabuena!

Solo esto, sin más. Un beso.

Cuando escribir es escuchar

El lenguaje es una piel.

Es como si tuviera palabras a modo de dedos,

o dedos en la punta de mis palabras”

               (“Fragmentos de un discurso amoroso”) Roland Barthes

Puede ser que lleves algo de razón. Hay demasiado ruido ahí fuera que a veces no me permite escuchar con claridad. Sentirlo todo sutilmente a veces nos vuelve indiferentes, esas sensaciones por llegar al alma que aún permanecen en el embrión y que son incongruentes con momentos mágicos y emociones perdidas. Pero los sonidos me llegan, me emocionan y sobre todo me entristecen, pero no puedo hacer más que lo que hago, escribir, que es una forma más de escuchar.

No puedo entender que no lo comprendas, pero para entristecimiento mío es como esperar que surjan maravillas de un paisaje quemado y tú lo estás por causas ajenas a ti, ya lo sé.

No te digo más que lo que tu piensas que voy a decir…¿cómo podría yo enfriar semejante incendio? No lo sé, solo te pido que no te quedes anclado en la desidia que yo limpiaría con mil soplos de entusiasmo.

Y mientras libero mi alma del peso de mis secretos, te escribo aunque pienses un día más que mi sintaxis equivale a equivocarme y a no estar contigo, que lo estoy.

Buenas noches con el beso escrito que siempre estará ahí para escucharte.

Las gaviotas, la escritora y el personaje

Querido amigo L.

Las gaviotas vuelan aún embriagadas por ese viento cálido que este invierno nos depara. Las he observado esta mañana como siempre en la orilla, enmudecidas aún por ese cielo gris que esta madrugada nos ha dejado la débil llovizna.

Y yo sigo aquí escribiéndote, sin emular a nadie. Sólo soy aprendiz de muchas cosas. ¿Personaje tú? No, persona ante todo. Los personajes sólo existen en las historias de ficción y tú, aunque lo pudiera parecer, no lo eres para mí en absoluto. Los personajes también mueren al finalizar el guión. Tú, aunque enmudecido como las gaviotas, permaneces.

La infinitud del mar me devuelve a la realidad más absoluta, sólo que el argumento que yo pudiera escribir jamás sería tan auténtico como el que habita en cada rincón de mi corazón que sí tiene un dueño real.

No sé por qué hoy me vienen a la memoria unos versos que cantaba Edith Piaf en “Himno al amor” y que te dejo en la magnífica voz de Paloma San Basilio.

Si un jour la vie t’arrache à moi
Si tu meurs que tu sois loin de moi
Peu m’importe si tu m’aimes
Car moi je mourrais aussi
Nous aurons pour nous l’éternité
Dans le bleu de toute l’immensité
Dans le ciel plus de problèmes
Mon amour crois-tu qu’on s’aime
Dieu réunit ceux qui s’aiment.

Te mando mil besos aunque no me los devuelvas. Feliz domingo donde quiera que estés.