El hombre incompatible 

Te defines como incompatible respecto a los demás para encontrar la felicidad que tanto ansías.Te he respondido que hay algunas mujeres idiotas, es decir que existiendo hombres como tú no sepan apreciar lo que vales. No me has entendido. No se trata de ninguna metáfora …prosa normal. No necesito ambigüedades para decirte que yo podría ser tu otro cincuenta por ciento si tu quisieras, pero no. Hay muchos impedimentos por medio…o no. Por mi parte ninguno, pero la sociedad en que vivimos trata de poner estereotipos a todo. También a que una mujer algo mayor que un hombre pueda enamorarse de éste Sin tan siquiera conocerlo en persona.

Los tiempos cambian pero aún queda mucho por avanzar. Cuando el caso contrario está superado, el nuestro…perdona si lo llamo nuestro, tal vez sea solo mío, casi siempre es incompatible. No eres tú, soy yo el problema y en este caso ya me lo has dejado claro. No te interesa, ni conocerme, ni oírme y a veces ni leerme. Siempre te he elogiado porque presumo que lo mereces, pero muy pocas veces me contestas. Desconozco lo que esperas de las mujeres. Te defines como una persona normal cuando a veces creo no te comportas como tal. Es mi percepción.

Yo te podría dar muchas cosas y sé que con algunas de ellas serias feliz, y no me refiero a lo físico que también puede ser, pero he nacido bastante pronto y de veras que lo siento, pero el corazón no entiende de años, ni de estados, ni de físicos, ni de estatus. Ese solo respira, sueña, imagina, siente y sufre también.

Siempre y cuando no descubras este lugar…(tal vez algún día te lo diga) te seguiré diciendo lo mucho que siento no tenerte cerca  y decirte de palabra las emociones y los deseos que me provocas.

Buenas noches

Sonidos en primavera

Querido amigo:

Hoy te lo escribo dos veces. Reafirmando mis pensamientos para que pudieran hacerse realidad….no sé. Tal vez.

Las imágenes y los sonidos en un espacio cerrado suenan de otra de manera. Hay ruidos desvencijados, sordos, a veces estrepitosos, en ocasiones graves. También se oye el silencio. Tú lo sabes bien en tu trabajo.

Intercalados en esos ruidos la vida y la muerte, tan cerca y tan lejos….Esto lo escribo muy a menudo porque es una frase muy real y no solo en lo geográfico.

Pero vivamos mientras se pueda y nos dejen. Si hemos de sacudirnos aquello que contenga ácaros y que nos haga toser…hagámoslo ahora que estamos en la estación donde se manifiesta la “alergia”.

Tal vez hayas salido de trabajar o no, quizás te encuentres solo o no, a lo mejor te apetece beber algo….o no, sé que no, segurísimo que estarás cansado o sí, echarás de menos a alguien… o no, pero recuerda que tú y solo tú eres el mejor remedio para vivir y ser feliz y no es un párrafo de autoayuda. Ámate y quiérete, no hagas tuya la frase de mi admirado y querido melancólico Pessoa…quien escribe que…se puede morir si nada más amamos.

Aunque sea nada más que para compartir la cotidianidad de los días aquí estoy. Y como es muy tarde cuando esto escribo solo te dejo en un susurro arrastrado…mi mejor despedida, un beso.

Buenas noches.

Posicionándote de nuevo

Retomar lo que se dejó por cansancio, estrés, falta de ganas y una profunda apatía. Soy consciente de que necesitabas ese descanso, ojalá todos lo que hemos tenido un trabajo nos hubiesen dado la facilidad para tomarnos unos meses de meditación, análisis y crisis existencial. Pero no, no hemos tenido esa oportunidad. Hemos tenido que cargar con el desánimo de los días y las horas.

Espero y deseo que te hayan servido para conseguir lo que te propusiste. Esa fuerza de voluntad que debemos tener ante lo que a veces nos parece difícil de lograr y que solo depende nosotros mismos.

No he sido capaz de terminar el artículo que titulado de esa manera quisiera haber plasmado en prensa. Lo haré cuando me sienta inspirada. Estos días no. Solo tengo recuerdos para esos breves y a veces ansiados diálogos escritos sobre la pequeña pantalla del teléfono con los que me alegras de vez en cuando.

Ahora no deseo prodigarme mucho. Ya sabes que esto último reiterado cansa y lo que deseo es que ansíes mis cortos pensamientos con los que ambos nos sentiremos más reconfortados. Tú por leerlos, espero, y yo por escribirlos.

Pero en mis sueños y mi pensamiento estarás a cada momento. No me son pesados de momento. Los comentaré con la almohada en un intento desesperado de buscar al interlocutor que los emite.

Un beso.

Hasta la vuelta

Te has ido, como ya te he escrito en otro formato, de soslayo y en silencio. Ni la más mínima despedida. Te repito que tal vez sea mejor así. Evitamos palabras y gestos que después no significarían nada.
Miro alrededor en la creencia de que aún permaneces cerca y que de un momento a otro aparecerás en la pequeña pantalla, la de mi teléfono claro, pero solo encuentro soledad. Imagino lo que haces ahora después de esos meses vividos en la placidez de unas mini vacaciones casi forzosas. Me alegro y no sabes cuanto.
Para mi no has terminado de marcharte porque nunca has llegado del todo y esta noche quiero que duermas junto a mi almohada imaginando sueños imposibles. A veces me traiciona el subconsciente y cuando despierto no se si ha sido verdad o una de esas historias que a veces imagino y escribo.
Esa memoria frágil que olvida las cosas ….¿En qué estabas pensando? Con mucho gusto te lo hubiese remitido, pero ni tan siquiera eso me has dejado y no por el agradecimiento..ya sabes como soy.
Espero que cuando te asientes de nuevo contestes mis correos..me haría ilusión, pero anoto otra cosa que tal vez no suceda nunca….imaginaré. Menos mal que existen las constelaciones de sueños. Esas que siempre brillan en nuestra imaginación…es también una forma de vivir y existir.
Mil besos en esta tarde soleada de primavera

Esperando un imposible

Han pasado dos días sin que te escriba. No he oído ni tus letras, ni tus mensajes ni tan siquiera tu voz, pero no te has ido del todo, permaneces a mi lado o tal vez no. Desconozco adonde y cómo te encuentras, si te has ido o si aún permaneces. De todas formas estás en mi corazón. Estoy como poseída por ti. Sigo sin entenderlo. Difícil de explicar y mas aún de comprender. Debería expulsar a los demonios y creo que ni aún así quedaría tranquila y en paz.
La imaginación no es nada más que una anestesia que nos paraliza y de eso creo que entiendes un poco.
Mi destino reciente ha sido una búsqueda infructuosa de lo imposible. La vida a veces es un cataclismo que no sabemos adonde desembocará así los pensamientos de hoy se refugian en el pasado y consiguen darme algunos minutos de felicidad.
Te envié anoche un correo que supongo habrás leído pero que aún no ha obtenido respuesta. La esperaba aunque fuese tarde. No creo te haya molestado nada de lo que escribí aunque a veces no se tus reacciones. Me desconciertas. Lo malo de todo esto es que las explicaciones quedan eclipsadas por tu silencio. Nunca las palabras escritas podrán sustituir a una mirada, a un contacto físico, a un arrullo, a un pensamiento. Son mudas y su lenguaje se puede interpretar de muchas maneras.
Espero y deseo que hoy des señales de vida, salvo que ya estés imbuido por ese trabajo estresante que te consume durante treinta horas seguidas.
Nuestra desconexión nos aleja bastante. Nuevamente una pregunta ¿Por qué? Ya sabes que pertenezco a la estirpe de los románticos y necesitamos respuestas. No dejes que bordee los límites de la locura….ya no tengo edad.
Buenas tardes noches desde este rincón ilusionado.
Un beso

Nieblas en Primavera

Querido amigo:
El mar y el viento silban hoy para terminar aterrizando en la playa cubiertos en algún caso por una fina niebla. ¿Sabes a que me recuerda eso? A mis sentimientos, van, vienen, se dejan acariciar, a veces se cubren por un opaco manto. Estoy en el centro de un temporal que no sé ni cuando ni cómo acabará, pero mientras dure me mantendrá viva.
Y dentro de mí hay sollozos contenidos y un dolor retráctil al que temo descender. Desmadejo los días que quedan para que te marches. Es un absurdo porque nunca has venido. Es como estar en una estación adonde el tren no tiene prevista una parada.. Al menos no hay nada programado para que se detenga.
¿Es cierto que existes? ¿Es cierto que sin conocerte me duele lo que padeces, lo que sufres, lo que siento, lo que hago y hasta lo que escribo?
No quiero de ninguna manera enterrar mi corazón en la conformidad de lo imposible, de ahí el salvavidas del que lo hago proteger para que tardes en abandonarlo.
Te escribo de cualquier forma porque es la única forma que tengo de decirte lo mucho que te…..( no lo diré …de momento). Palabras que no deben ser vagas sino sentidas, con autenticidad. Tal vez no lo llegue a decir nunca. Me vienen a la cabeza escritos tuyos recientes que aún duelen.
Mi silencio como aliado es mi único refugio.
Hasta mañana.

Telegrama 2.0

Hoy te voy a escribir parte de esta carta diaria en estilo telegráfico. El titulo ya lo dice todo aunque estoy segura que tú lo vas a entender. Es como si todas las palabras las metiésemos en una coctelera y aunque las extrajese de forma aleatoria tú serías tal inteligente como para ordenarlas.
Ni el lorazepan ni la melatonina consiguen atraer el sueño. Solo tus pocas palabras vía telefónica y tus escritos vienen a mi mente. Es increíble lo que me pasa.
Tienes muchos amigos en las redes. Ya sabes que yo no las frecuento aunque las respete dentro de una normalidad. A veces siento no estar ahí dentro porque nuestros diálogos serían tal vez más fluidos. Mejor así. Ya te dije que no me gusta “ agobiar” y prefiero no prodigarme mucho en ningún terreno ya que así el deseo, sea cual sea la índole, será mucho mayor.
Treinta y tantos… feelings… chispa.. Muchos adjetivos que leídos asi no dicen nada, pero que nunca pensé que pusieras en orden desordenado para escribirme lo que pensabas acerca del por qué no deseas conocerme.
Gracias por tu sinceridad aunque pienso que cara a cara no lo hubieses dicho nunca. Soy así de clara aunque tampoco te conozco demasiado como para afirmarlo.
Creo que la explicación también tiene unas palabras entrecortadas….mayor que tú…viuda (pienso que se ve peor que separada )…mujer..¿Inteligente? A vosotros los hombres suele no gustaros que “ ella” os sobrepase, sea el terreno que sea. Mejor hacerse la “ tonta” aunque yo considero que el amor no es de idiotas.
Y mientras, la música me traslada a ti, los libros también, tus silencios en esos mini-diálogos que suelen darse cuando al otro lado del hilo telefónico no se sabe quien tiene la palabra o no, también. Me gustan también los silencios, las pausas, las palabras entrecortadas, como muchas conversaciones entre gente que se conoce poco.
Luego yo todo lo pongo en orden cuando reclino mi cabeza contra la almohada y me fabrico mi propio sueño.
¿La salud? Se presupone en continua sublimación.
Buenas noches.

¿Por qué a cien?

¿Por qué a cien?

El que hoy escribe y “ habla” es mi corazón. Como todos estos días en los que te he estado escribiendo. Ayer en las pocas palabras que nos cruzamos te dije que algún día te diría algo. Es posible que lo haga o tal vez no. Después de que te lo dijera no seria capaz de seguir haciéndolo así que puestos en esa tesitura es posible que no lo haga nunca.

Como acabo de iniciar el blog y soy novata en estos temas desconozco como hay que hacer la página atractiva para así atraer a aquellos que deseen leerme y hacer que también conozcan como en estos tiempos de tecnología se puede estar enamorada de algo que sabes existe pero que no lo has visto nunca.  Así que intentaré hacerlo atractivo. Solo conoces mi voz, que por cierto dices no te gusta, por las tres o cuatro veces que nos hemos “ saludado” por teléfono. Yo no puedo cambiar eso.

Cuando te he oído el corazón me ha latido a cien por hora y lo malo de todo esto es que no sé qué hacer para detenerlo y que vaya más despacio. No es propio de mi edad. ¡A estas alturas! Siempre he sido una romántica empedernida y mis sueños solo me sirven para machacarme psicológicamente. Así he vivido en los últimos tiempos. No sé que he hecho para merecer esto, pero en honor a la verdad tampoco me disgusta.

Siempre he congeniado con gente más joven que yo. Así me pasa ahora también. Mi mentalidad va un poco con vosotros. En su día fui  adelantada a mi tiempo en muchas cosas y en sentimientos también. Pero ahora todo es diferente a como fue hace 20 años. Alguien me hizo sentir algo parecido a lo que siento por ti pero que al final solo buscaba …eso. Como todos.

Ahora a estas alturas prefiero no conocer, no ver, no tocar aunque sí sentir. Hace menos daño, pero el corazón no atiende a razones de conocimiento y se pone a cien.

Me consta que la salud continúa en ascendencia gloriosa.

Me alegro.

Un beso

El bello sonido de unas pocas palabras.

 

Hoy me has deparado un día encantador. Me has llamado. ¿Te has acordado de mí? Nada más que con eso soy feliz, fíjate con que poco las personas solitarias nos conformamos. Señal de que no tenías a nadie con quien hablar o sentías la necesidad de hacerlo conmigo. Eres un cielo nada más que por eso aunque me quieras tener en el anonimato de la invisibilidad. Dirás que siempre tengo esa idea en la cabeza, pero no me resigno aunque según te dije ayer no soy de las que fuerzan situaciones.

Es Viernes Santo y mi cabeza ha empezado a rodar por los vericuetos de la imaginación he dejado de lado otras cosas. Sé que Dios me lo perdonará. Le he pedido estos días que me deje ser feliz. Sé que soy capaz de hacer sentir felicidad a cualquiera con las limitaciones que me son propias.

No sé hasta donde y cuando continuaré pero mientras dure todo lo demás habrá dejado de existir. Posiblemente algún día te diga lo que he estado haciendo por aquí. No daré nombres aunque tú sabrás que he sido yo y yo sé a quién se lo he dirigido. Mientras, estas palabras vagarán por los espacios desconocidos de internet. Me propongo no estar triste y como tú me recomendaste ¨no amargarme la vida¨ya que de por si nuestro camino aquí está plagado de bastantes desgracias que no buscamos y que tenemos que aceptar.

Hoy tal vez no haya escrito nada concreto pero tu llamada me ha alegrado tanto que cualquier cosa ya ha quedado bastante diluida.

Tú allá y yo acá seguiremos siendo amigos. Sigue con cuidado en tu salud. Me alegra.

Buenas y bellísimas tardes.

 

 

Adjetivos desordenados

Ayer noche no podía dormir. Eran las 7 de la mañana cuando Morfeo acudió a mí. Ya hacia horas que los pájaros se habían retirado ahuecando el ala, algunas plantas habían plegado sus hojas (porque algunas plantas también dormitan), el sol había desaparecido por el horizonte y el silencio fue bienvenido un día más.
Tu eras el culpable de todo mi insomnio. Aún me viene a la mente las palabras que no hace poco me dedicaste. No me las esperaba. No es que fuesen ofensivas pero no me considero destinataria de las mismas puesto que no me conoces personalmente. Me hirieron en lo mas profundo de mi corazón.
Nadie me había escrito nunca nada igual. Nunca me he movido por intereses, ni económicos ni de otra índole. Así pues no le encontraba justificación. Te prejuzgué mal. No te creía autor de las mismas.
Los pensamientos vagaban sin control. Nombres sin adjetivos y adjetivos desordenados. ¿Por qué?.
Toda mi vida ha estado llena de sueños imposibles. Algunos los he cumplido y otros se han quedado varados en la playa adonde van a parar los objetos perdidos. He luchado pero no sé forzar aquello que es imposible cambiar.
Así pues las teclas me permiten expresar lo que me gustaría hablar cara a cara y que no puedo llevar a cabo.
Tú me inspiraste lo primero que escribí en esta última etapa y algunas de las cosas que escribí después. Ahora y desde hace ya días no consigo hilvanar nada.
Breve como siempre para no cansarte.
Sigue cuidándote esa salud que te sublima.
Buenas noches.